Los alimentos elaborados con granos enteros son una buena fuente de nutrimentos que favorecen la salud como el zinc, vitaminas del complejo B y fibra. Además el consumo frecuente de granos enteros previene la aparición de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y ayuda a mantener el peso corporal.

En el mercado puedes encontrar hoy en día una gran variedad de productos con grano entero, pero es importante que aprendas a elegirlos y almacenarlos para que se conserven en perfecto estado y su calidad no se deteriore.

Sigue estos consejos para seleccionar tus panes y otros productos con  granos enteros, así lograrás elegir el más adecuado para tus necesidades, mantenerlos frescos y listos para comer. 

1.Busca el sello Granos Enteros. No todos los granos enteros tienen sello.  Los alimentos que presentan este sello cuentan con la certificación del Whole Grains Council y dan la certeza al consumidor de que contiene granos enteros de cereal, por lo que resulta una herramienta de búsqueda eficaz. 

2.Identifica la cantidad de granos enteros. Existen 2 tipos de sellos, cada uno te permite conocer la cantidad de granos enteros que te ofrece el producto por porción. 

a. La estampa básica. Avala que el producto contiene al menos la mitad de una porción de granos enteros, es decir a partir de 8 gramos y menos de 16 gramos.

 

b. La estampa 100%. Avala que el producto contiene al menos una porción de granos enteros, es decir 16 gramos o más.

3.Consulta la etiqueta nutrimental. Tu puedes verificar en el empaque la declaración de ingredientes, si éstos contienen: trigo entero, hojuelas de avena, arroz integral, harina de trigo entero, harina de trigo integral, harina de centeno entero, harina de centeno integral, granos de maíz o amaranto, entonces te garantiza que tu producto esta elaborado con granos enteros. Es importante que sepas que los ingredientes se muestran en orden decreciente, es decir me mayor a menor concentración; por lo que debes fijarte que el grano entero sea de los primeros del listado.  

4.Identifica el contenido de fibra por porción. Una porción es buena fuente de fibra cuando te aporta 3 gramos por porción, pero cuando te proporciona 5 gramos o más por cada porción, resulta ser una excelente fuente de fibra.

5.Existen alimentos de grano entero para niños. También tus niños necesitan consumir granos enteros, elige preparaciones y alimentos que los contengan para el lunch escolar, por ejemplo: sándwich de Pan Integral Bimbo con 100% granos enteros, palomitas de maíz, galletas con hojuelas de avena o amaranto y pasta integral. 

6.El gluten y los alimentos de grano entero. Las personas que son intolerantes al gluten también pueden consumir granos enteros, siempre y cuando revisen cuidadosamente la lista de ingredientes y verifiquen que estén elaborados únicamente con: trigo sarraceno o alforfón, avena certificada libre de gluten, maíz, palomitas de maíz, arroz integral, arroz salvaje y quinoa principalmente.

7.Verifica su frescura. Compra panes y otros productos de grano entero, que estén rigurosamente empaquetados y bien sellados. Los alimentos deben observarse en buenas condiciones y tener buen olor. Revisa que la fecha de caducidad o de consumo preferente esté vigente.

8.Almacena tus granos utilizando envases de sello hermético. Cuando compres granos enteros a granel colócalos en un recipiente limpio con tapa hermética, evitará la contaminación por plagas y la oxidación. Guarda el contenedor en un lugar fresco y seco. 

9.Cómo almacenar el pan elaborado con grano entero. Lo mejor para conservar la textura y el sabor del pan es mantenerlo en su empaque original y cerrado con la tira metálica a temperatura ambiente. Si vives en un lugar cálido y húmedo puedes guardarlo en el refrigerador a reserva de que podría resecarse y cambar de sabor. 

10.Los granos enteros pueden congelarse. Algunas harinas y otros alimentos de grano entero pueden congelarse si se utiliza el empaque adecuado y su vida útil puede extenderse hasta por 6 meses. 

Regresar al listado