LOS NUTRIÓLOGOS TE EXPLICAN POR QUÉ SIEMPRE TIENES HAMBRE

Trigo

Lo que debes saber

Es el grano entero de mayor consumo y tiene beneficios como control de peso, mejor digestión y antioxidantes.

Lo primero que necesitas es aprender a identificar la diferencia que existe entre tener un antojo y sentir hambre. Cuando el organismo tiene la necesidad de conseguir energía entonces busca ser alimentado y por ello sientes hambre, en cambio, un antojo es más un deseo por cierto tipo de alimento que no necesariamente le hace falta a tu organismo para funcionar óptimamente. Sentir que “quieres comer todo lo que encuentras en tu camino” generalmente se debe a que cometes uno o varios errores en tu alimentación diaria o dentro de las actividades de tu día a día, aquí algunos ejemplos:

1. Mecanismos que controlan el hambre y el estrés
Es probable que a lo largo de los años hayas “averiado” los mecanismos que permiten a tu cuerpo sentir cuándo es momento de parar de comer, ya sea porque los pasas de largo al comer más rápido de lo que tarda en llegar la señal de saciedad al cerebro o estas señales están desconectadas a causa de que presentas niveles elevados de estrés por la vida diaria. Busca tener el tiempo y la tranquilidad para comer en más de 30 minutos y mastica perfectamente, varias veces, todos los alimentos.

2. Horarios de Alimentación y planeación de comidas
No comer lo suficiente en cada tiempo de comida, saltarse el desayuno o la cena y pasar más de cuatro horas sin consumir alimento, hará que llegues con mucho apetito a la siguiente comida e incrementará los antojos. Ordena tus horarios, para que comas de 3 a 5 veces por día y planea los alimentos que vas a consumir, te ayudará a disminuir los antojos y te permitirá realizar una mejor elección de alimentos de cada comida.

3. El equilibrio en tu plato
En cada comida y refrigerio debes incluir equilibradamente a todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, panes y otros granos de cereales, leguminosas, alimentos de orígen animal, lácteos, grasas y azúcares. Para que te sientas satisfecho por más tiempo incluye en tus comidas una porción de huevo, pollo, carne o pescado con abundantes verduras o frutas y agrega una porción de pan elaborado con granos enteros o tortilla de maíz o arroz integral.

4. Las emociones se mezclan con tus antojos
Saber ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué? te da un antojo ayuda a descifrar y a entender las decisiones que tomamos al elegir un alimento y a detectar las emociones que estas sintiendo en ese momento. Estar consciente en los momentos en los que se despierta ese apetito voraz te ayudará a evitar esas situaciones y buscar estrategias para manejarlas y controlarlas. Cuando sientas ese deseo de comer fuera de orden busca distraerte, bebe agua, realiza alguna actividad relajante como leer, caminar o incluso platicar con alguien y verás que los antojos serán cada vez menos frecuentes.

¡No luches contra tu cuerpo, escúchalo!

Referencias

En esta nota hablamos de:

Hábitos saludables, adultos,

Alimentamos

un Mundo Mejor

En la actualidad somos la panificadora más grande del mundo con presencia en más de 33 países, por lo que tenemos una gran responsabilidad con nuestros consumidores a través de acciones sustentables que contribuyan positivamente a la salud de nuestra sociedad.