NUTRE LA INTELIGENCIA DE TUS PEQUEÑOS

Trigo

Lo que debes saber

Es el grano entero de mayor consumo y tiene beneficios como control de peso, mejor digestión y antioxidantes.

De acuerdo a datos proporcionados en el 2016 por la UNICEF, la OMS y el Banco Mundial, el 25.4% de los niños menores de 5 años, a nivel mundial, sufren algún tipo de desnutrición. Esto implica que no logren desarrollar todo su potencial físico e intelectual.

Existen nutrimentos que son necesarios para el desarrollo correcto del cerebro y el sistema nervioso, principalmente durante la gestación y los primeros años de vida, por lo que la presencia de alguna deficiencia de estos se ha asociado en varias investigaciones con un desarrollo cognitivo inadecuado. Las principales deficiencias de nutrimentos que podemos encontrar a nivel mundial en los niños, son de: yodo, vitamina A, hierro, zinc, calcio, vitamina D y folatos.

A continuación, te enlistamos aquellos nutrimentos que se relacionan con la inteligencia de tus pequeños para que estés al pendiente de incluirlos en su alimentación habitual y no se presenten deficiencias.

Hierro
La deficiencia de hierro puede afectar negativamente el crecimiento, el desarrollo mental y el desempeño físico de un niño. Suele ser un problema grave, particularmente en aquellos que tienen entre 6 meses y 5 años de edad. Entre los alimentos ricos en hierro que pueden incrementar el valor nutritivo de la dieta familiar se encuentran: vísceras como el hígado, carne de res, mariscos y atún. Entre los vegetales ricos en hierro encontramos: acelgas, espinacas, perejil, berros, ejotes, frijol, soya, alubia, lentejas y garbanzos. El hierro de origen animal se absorbe mejor en el organismo que el de origen vegetal. Además se pueden encontrar alimentos enriquecidos con hierro como: Pan Bimbo y algunos productos lácteos.

Yodo
La deficiencia de yodo es una causa de daño cerebral, que ocurre principalmente cuando se presenta durante el embarazo y los primeros años de vida del niño. A pesar de que la sal yodada ha sido una medida de salud pública efectiva en muchos países, el 30% de la población mundial vive en áreas donde hay deficiencia de yodo, aunque también puede obtenerse a través del consumo de alimentos del mar y algunos productos lácteos.

En una revisión científica, se encontró que 8 de cada 10 investigaciones reportaron efectos positivos significativos sobre la inteligencia no verbal, que comprende el razonamiento, el pensamiento lógico y la resolución de problemas en niños de edad escolar que presentaban deficiencia de yodo y hierro, y recibieron suplementación.

Zinc
El zinc participa en la formación y función de las neuronas. Es necesario para el buen funcionamiento del sistema inmunológico; ayuda al crecimiento celular y a la cicatrización. Su deficiencia produce disminución en el crecimiento, disminución de la respuesta inmune, diarrea y retraso cognitivo. La deficiencia de zinc es común en los países en vías de desarrollo. Entre los alimentos ricos en zinc se encuentran: la carne de ternera, la carne de cerdo, la carne de cordero y las leguminosas (frijol, lentejas, cacahuates).

En 2015, un estudio reveló que los niños suplementados con zinc pueden mejorar específicamente en habilidades funcionales y motoras.

Ácidos grasos
Más del 50% del cerebro está compuesto por grasas o ácidos grasos, entre los que destacan el ácido araquidónico (proveniente del conocido Omega 6) y el DHA (ácido docosahexaenoico, que proviene del Omega 3).

La etapa más crítica en la formación del cerebro de una persona ocurre durante el último trimestre del embarazo y continúa hasta dos años después del nacimiento. Aunque el mantenimiento de las concentraciones de DHA y ácido araquidónico es importante durante toda la vida, es en estos periodos donde adquiere mayor relevancia, pues su insuficiencia se asocia con un desempeño cognitivo y visual inadecuado.

Las investigaciones en nutrición han encontrado que los niños lactantes con un buen consumo de estos ácidos grasos tienen una mayor capacidad de aprendizaje y concentración. De hecho, puede tener repercusiones positivas en la inteligencia del futuro adulto y también en el estado de salud general durante toda su vida. Por eso, es importante ofrecer a los niños alimentos como: sardinas, salmón, atún en agua, atún fresco, mariscos, germen de trigo, frutos secos y otros alimentos enriquecidos como Pan Linaza Bimbo, galletas y lácteos.

Recuerda que todos los nutrimentos son necesarios para el desarrollo óptimo de las capacidades físicas e intelectuales desde el embarazo, durante el periodo de lactancia y a lo largo de la infancia.

Autor: Marimar Mendoza

Referencias

Calder P. The Role of DHA in the First 1,000 Days. Annals of Nutrition Metabolism. 2016 volumen 69, issue1, páginas 8–21. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27842299

Lam LF, Lawlis TR, Feeding the Brain - The effects of micronutrient interventions on cognitive performance among school-aged children: a systematic review of randomized controlled trials, Clinical Nutrition, 2016, volume 36, issue 4, páginas 1007-1014. Disponible en: http://www.clinicalnutritionjournal.com/article/S0261-5614(16)30146-7/fulltext

M Warthon-Medina, et.al. Zinc intake, status and indices of cognitive function in adults and children: a systematic review and meta-analysis. European Journal of Clinical Nutrition 2015volumen 69, issue 6, páginas 649-66. Disponible en: http://clok.uclan.ac.uk/12340/1/12340_article.pdf

UNICEF. Nutrition. Micronutrients. Updated 2015, disponible en: https://www.unicef.org/nutrition/index_iodine.html.

UNICEF, WHO, World Bank Group joint malnutrition estimates. Levels and trends in child malnutrituion, 2017. Disponible en: http://www.who.int/nutgrowthdb/jme_brochoure2017.pdf?ua=1

UNICEF, WHO, World Bank Group joint malnutrition estimates. Levels and trends in child malnutrituion, 2017. Disponible en: http://www.who.int/nutgrowthdb/jme_brochoure2017.pdf?ua=1

En esta nota hablamos de:

Hábitos saludables, niños,

Comparte

Alimentamos

un Mundo Mejor

En la actualidad somos la panificadora más grande del mundo con presencia en más de 33 países, por lo que tenemos una gran responsabilidad con nuestros consumidores a través de acciones sustentables que contribuyan positivamente a la salud de nuestra sociedad.